18 noviembre 2015

CAMINANDO POR OCTUBRE Y NOVIEMBRE



Ha pasado mucho tiempo desde la última publicación en este blog, por lo que en primer lugar pido disculpas a los lectores habituales. 
Son innumerables los acontecimientos a los que podría hacer referencia, en especial durante la última semana, pero permitidme que centre la atención en las imágenes que configuran el calendario de este año.
Las dos imágenes retrospectivas son indicadores de la actividad de los hombres y mujeres de hace unas décadas. Había varios rebaños de ovejas en el pueblo y diariamente proporcionaban un semblante a las calles muy peculiar, era un arduo trabajo diario que únicamente daba para sobrevivir. La pesca, por otra parte, aunque bien podía ser una afición, requería su esfuerzo, tiempo de espera y arte. 
En ambos casos existían unos valores y códigos de comunidad, es decir, el rebaño se configuraba con las ovejas de los vecinos y vecinas del barrio, que tenían su pastor y celebraban sus reuniones periódicas. En la pesca, aunque se considere una tarea individual, se compartían determinadas tareas, lugares y normas de pesca.
En definitiva, había sentimiento de comunidad a lo largo de todo el día y en todas las labores más allá de la puerta de cada casa.
Ahora, en cambio, quizá la falta de necesidad o la necesidad de autosuficiencia nos hace más individualistas, más de puertas hacia dentro.
Unicamente en algunos momentos puntuales y por parte de un contado grupo de voluntarios y voluntarias se observa ese sentimiento de grupo, de comunidad, como es el caso de la elaboración de la sardinada o la paella en la fiesta de Quintanahernando o el grupo de canto de la iglesia, entre otros. 
Quizá sea el momento de pensar más en común, proponiendo y desarrollando iniciativas en común. Entiendo que el invierno acecha y el pueblo padece la desertización habitual de estas fechas; los vecinos y vecinas que viven habitualmente allí son cada vez menos, algunos mayores y otros se hallan absorbidos por el trabajo y las rutinas diarias.
No obstante, creo que merece la pena una reflexión personal sobre la elaboración de propuestas y actividades que creen y recreen a la comunidad, haciéndonos sentir a todos y a cada uno parte y partícipe del pueblo, más allá de edades y de partidos o ideologías.
Siempre pueden estar las disculpas de falta de tiempo, dinero,etc., pero hay múltiples actividades para las que unicamente se necesita voluntad y responsabilidad personal.

A través de este blog o bien a través del perfíl de Facebook de "Amigos de Salinas de Pisuerga", podemos recoger aquellas iniciativas que vayan en esta línea.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes realizar cualquier comentario a esta entrada, siempre con identificación.