05 abril 2014

ABRIL, LLUVIA, SOL Y CULTURA POR DIFUNDIR


Tras el cambio de hora, abril se despereza alargando sus brazos a la luz y regando con fina lluvia las tierras, hambrientas de calor y listas para iniciar su despertar.
Este abril lleva en sus entrañas la Semana Santa, momento de vivencias y sentimientos tanto personales como colectivos, de vacaciones y de reencuentros, más allá del ámbito religioso en el que antaño nos veíamos todos imbuidos.
Hoy, época de crisis, de aconfesionalidad y de mayor conocimiento, disponemos de la libertad suficiente como para vivir estos días de formas muy diversas en el respeto de costumbres y creencias.
Ahora bien, el sentido religioso personal o colectivo otorgado a la Semana Santa bien merece una reflexión cuando la pobreza visita muchos hogares y la riqueza se pasea por las calles; también ante determinados ritos gastronómicos vinculados al momento.
Lo importante es comprender y dar sentido a las costumbres y ritos, sin apego irracional, es decir, más que nunca es necesario DIFUNDIR pensamientos y razones.
La diversidad cultural actual en nuestros pueblos y ciudades supone una gran riqueza para todos, especialmente en valores y cultura. Diversidad que no impone, sino que se suma a la nuestra, a la de un país rico en costumbres, valores y lenguas.
Conocer desde el respeto y la tolerancia mutuas otras costumbres sociales o religiosas y sus motivos, otras lenguas, empezando por las cuatro del Estado español, no nos hace perder lo que  tenemos, más bien al contrario, nos enriquece como personas, como pueblo, nos hace más cultos.
Por ello, igual que la fina lluvia de abril emblandece el campo, seguro que nuestras actitudes pueden regar con comprensión y acercamiento, los duros terrones de intransigencia hacia el diferente desconocido.
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes realizar cualquier comentario a esta entrada, siempre con identificación.