23 junio 2013

FESTIVIDAD DEL PUEBLO: SAN PELAYO

Acabamos de entrar en el verano, aunque climatológicamente seguimos arrastrando la inestabilidad primaveral. Parece que este año es perezoso, se resiste a aportar la luz y el calor típico de la estación.
No obstante, esta semana será especial para todos los que llevamos algo de Salinas en nuestro interior, el miércoles celebraremos San Pelayo.
En esta ocasión, debido a muchos motivos, es posible que no acudan tantas personas como en años anteriores, es posible que los vecinos y vecinas se encuentren algo menos acompañados, incluso es posible que el tiempo no sea tan veraniego como en otras ocasiones, pero todos estos impedimentos no son obstáculos para que todos sintamos en ente día ALGO ESPECIAL, QUE NOS UNE, que nos identifica, que nos alegra y nos hace compartir.
Por encima de todas las diferencias ideológicas, sociales, económicas o religiosas, más allá del complimiento de ritos, muchas veces no comprendidos y que repetimos con poco sentido, viviremos con sencillez, en el pueblo o lejos de él, una tradición a la que más que nunca hay que otorgarle un valor más humano. 
En estos momentos de crisis, de penurias y de injusticias, la festividad de San Pelayo nos proporciona una ocasión excelente para superar las diferencias y compartir los valores más profundos de todo ser humano.
Por ello, de manera especial, envio un fuerte abrazo a todos y todas las personas de Salinas enfermas o con penurias económicas, pero tambien a nuestros mayores, gracias a los cuales continuamos con emoción connemorando este día.  


,

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola Iñaki, he descubierto este blog por casualidad y quiero felicitarte por estar ahí al pie del cañón manteniéndolo desde hace 7 años.
Me presentaré: soy Luis Mielgo y la última vez que nos vimos creo que fue hace 30 años, mes arriba, mes abajo. He de decir que, a pesar del tiempo que ha pasado, cuando llegan estas fechas siempre sufro un severo ataque de nostalgia. Y cada vez es peor. ¿Serán los años?.
Dicen que los paisajes de infancia y juventud nunca se olvidan y marcan de por vida. Sólo así puede explicarse que las personas que han vivido en los lugares más inhóspitos tengan nostalgia por los paisajes que vivieron en esos años.
A mí me pasa lo mismo con la diferencia de que en este caso se trata de un lugar tan especial que esto lo puede entender todo el mundo que haya pasado por allí.
Gracias a este trabajo tuyo y a alguna otra cosa que hay por la red veo que el pueblo ha cambiado mucho. Los que estamos fuera sentimos que en cada cambio, por pequeño que sea, hay algo que se va. Para los que siguen, cada cambio suele ser una mejora o una necesidad de mantener las cosas para que no se pierdan. Aquí voy a ser crítico y si bien reconozco que en Salinas como en cualquier otro pueblo hay que hacer mejoras, hay que buscar un equilibrio para que no se pierda la propia personalidad ... y esto no siempre se ha conseguido; las farolas que "adornan" el Puente son un ejemplo de una actuación no muy feliz.

En fin .. como esto es muy público no voy seguir escribiendo.

Iñaki, tengo una cuenta en facebook muy fácil de encontrar (aunque he de reconocer que no la utilizo casi nada) en la que tanto tú como cualquier otra persona que lea este comentario puede contactar conmigo y estaré encantado de recordar viejas batallitas salineras.

un abrazo para todos y en especial para los que estáis disfrutando de la estupenda temperatura del agua del Pisuerga y los que no paráis de sacar del río truchas, barbos, bogas, cachos y cangrejos (RIP. ¿alguien recuerda a qué sabían?)

Publicar un comentario

Puedes realizar cualquier comentario a esta entrada, siempre con identificación.