06 enero 2012

ENERO, COMPARTIR LA SENCILLEZ

En el duro invierno, ni siquiera la torre de la iglesia está sola, su viejo y conocido vecino, arropa con sus ramas desnudas el monumento más emblemático del pueblo. Hasta el viejo sauce llegan los sentimientos de unión, de solidaridad y confraternización.
Tras la Navidad, es necesario mantener día a día los buenos sentimientos regalados entre todos y superar la crudeza del invierno con esperanza en el futuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes realizar cualquier comentario a esta entrada, siempre con identificación.